¿Por qué nuestro cerebro ama los videos?

En nuestra agencia de marketing siempre fuimos amplios promotores del contenido audiovisual sobre el estático para captar la atención del usuario. Cuando nuestros clientes nos preguntaban por qué, nuestra respuesta siempre era intuitiva, pero nunca teníamos realmente una certeza clara de por qué sucedía esto.

Leyendo esta mañana un artículo fascinante llamado «How your Brain respond to video content» – en español, Como el cerebro responde al contenido de video-  me encontré con la tan esperada respuesta, o al menos una estimación con bases un poco más científicas.

Al momento de hacer landing pages, publicidad en medios sociales, marketing por correo electrónico, y diseño de sitios web interactivos, los desarrollamos con el objetivo de inclinar a los usuarios a tomar una acción.

En situaciones buscamos que se subscriban a una demo, descarguen una aplicación, dejen sus datos, en fin, lo que nos pongamos como objetivo en la campaña pero siempre sabiendo que el primer paso es crear confianza en la audiencia.

Pero ¿cómo hacemos esto? muy facil, a través de contenido de video.

El video capta la atención del espectador, informa de una manera más profunda sobre la importancia de la marca y establece mayor confianza entre el consumidor y ésta.

Antes de poder establecer la confianza, tenemos que captar la atención de los visitantes. La mejor manera de hacerlo es mediante la limitación de la cantidad de texto y  optar por incluir contenido de vídeo para transmitir el mensaje que la marca desea.

En el artículo encontramos la fundamentación de por qué se produce ésto:  una cuestión biológica.

De acuerdo con el psicólogo Dr. Susan Weinschenk, hemos sido programados desde los tiempos que eramos cazadores para prestar atención al movimiento y el ruido. Por eso, cuando ambos sentidos auditivo y visual se estimulan durante un vídeo, se acentúa nuestra atención y concentración. Además, prestamos atención extra en los contenidos audiovisuales, porque estamos cableados para ver si reconocemos las cara de las personas que aparecen en ellos.

Estos factores producen que cuando los visitantes vean un video en una página junto al texto, por lo general graviten hacia el video. De hecho, Forbes Insights reveló que el 60% de la gente prefiere ver videos a leer un texto.

De esta manera, es fácil entender por qué los videos son más entretenidos, más fácil de ver en los dispositivos móviles y más fácil de absorber por la mente de los consumidores.

En éste enlace pueden ver un video interactivo que desarrollamos desde nuestra agencia para captar la atención de los usuarios y explicar una idea de negocio próxima a lanzarse en el mercado y cómo fue enlazada en el sitio web a través del siguiente enlace: 

 

El procesamiento de la información para nuestro cerebro también es más rapida a través de los videos, porque también influyen cualidades como el humor y sarcasmo, que comúnmente se pierden en el texto. Mientras que estamos observando los gestos, tono de voz e imágenes en los videos, en realidad estamos procesando la información social y emocional en un nivel más profundo, lo que conduce a una mayor comprensión del concepto que se desea comunicar.

Esta mayor comprensión ayuda a los espectadores a aprender más acerca de su empresa e incluso ayudarles a tomar sus decisiones de compra. En un estudio reciente, Animoto descubrió que al 64 % de los espectadores les resulta útil ver vídeos para aprender más sobre las empresas, y casi todos los encuestados, (96%) encuentran un video útil al momento de entender cómo comprar en línea.

¿No estaría mal entonces desarrollar un nuevo video para su empresa, verdad?

 

 

 

3 comments on “¿Por qué nuestro cerebro ama los videos?Add yours →

  1. Una pregunta que me hago muy a menudo jeje, aunque el tema de los vídeos esta muy asociado con los mobiles, hace poco vi un informe de comscore y bueno me quede sorprendida al ver que la pc sigue teniendo un fuerte porcentaje de uso a lo largo del día, veamos que tal van esos números para el 2017

Responder a Ana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *